Decisión Griega II

 

zeus_trueno_guerra_de_mitos_leoarts copia2_bajarel500x.jpg

 

 

LA DECISIÓN GRIEGA II

De : Franky Lara

 

 

Zeus volvía a presidir la gran mesa, alrededor de la cual estaban sentados los demás dioses, a excepción de Hades y Hera, uno por uno habían relatado los progresos de las últimas dos semanas, las cosas iban despacio, la ausencia de su mujer le había dejado un gran vacío en el alma, y las continuas excusas de su hermano mayor le tenían preocupado, era difícil tomar una decisión respecto a la invitación de Amaterasu, Atenea le había aconsejado aceptarla al contrario que Apolo, que insistía en que debía rechazarla.

-Hermano, no podemos demorar más la decisión, ¿Que vamos a hacer? – Las palabras de Poseidón sacaron a Zeus de su ensoñación.

Zeus estaba decaído, le costaba mostrarse enérgico y resoluto como antaño, tomar decisiones determinantes nunca le había costado tanto, salvo la última, había tomado una decisión drástica y aun lo lamentaba, sabía que había sido justificada pero…

-Creo que mi Padre estará de acuerdo conmigo en que es mejor no intervenir, debemos seguir siendo prudentes y continuar con nuestros planes. – Zeus ratifico las palabras de Apolo con un leve asentimiento.

Apolo se había convertido poco a poco en la voz de su padre, los remordimientos y la culpa no le dejaban pensar con claridad, y poco a poco había cedido su poder a su hijo. Atenea no estaba conforme con esto y con ella, la mayoría de los dioses, sin embargo quien osaría contradecir al señor del Olimpo, debía hacerlo reaccionar, pero con cuidado, en ese momento capto la mirada de Afrodita, estaba sonriéndole picaronamente mientras acariciaba la mano de su esposo.

-¿Sabemos que harán los demás dioses? – Atenea esperaba haber entendido el juego que afrodita le proponía y comenzó la partida.

-He oído que los nórdicos acudirán. – Apolo había recogido el guante lanzado por su hermana y contraatacaba con toda la caballería. - Probablemente Odín asista acompañado de su hijo…

-¡Baldr! – Afrodita intervino interrumpiendo a Apolo, mencionar a Thor en presencia de Zeus habría sido el final del juego. – Dicen que están muy unidos últimamente y que está muy orgulloso de su victoria en Sidney.

-¿Tú crees? Yo pensaba más bien en… - El dios solar no quería perder su mejor baza tan rápido, e insistía en introducir el nombre del dios nórdico del trueno en la conversación.

-¿Y los aztecas? – Atenea reacciono rápidamente antes de que su hermano continuase hablando de los nórdicos.

-Quetzalcóatl seria el emisario más probable, aunque no estoy seguro de si han decidido ir. – Hefesto se ganó una mirada de odio de Apolo, pero el suave pellizco de afrodita le había hecho entender que debía responder a Atenea para dar por terminada la discusión sobre los nórdicos.

-De los egipcios supongo que acudirá  Thot y Ra  , este último siente mucha afinidad con Amaterasu. – Apolo no era estúpido y se anticipó a la jugada. Las esperanzas de Atenea desaparecieron, contradecirle seria descubrir el juego y eso enfurecería a Zeus.

-Yo también lo creo. – Afrodita no se había dado aún por vencida y lanzo el último ataque. – Aunque precisamente por su buena relación estoy casi segura de que su comitiva será la mayor de todas, es posible que también acudan Isis y Osiris. – Fin de la partida, el nombre de la diosa egipcia tuvo el efecto deseado, se la había visto en Roma junto con una posible Hera.

-¡Basta de Suposiciones! Iremos a Japón y veremos quien acude y con qué propósito hemos sido invitados. – Las palabras de Zeus resonaron por toda la sala con fuerza y vigor.