Luz y Oscuridad en la Antártida

Poseidonweb.jpg

 

LUZ Y OSCURIDAD EN LA ANTÁRTIDA

de  Ivorwen

 

 

“¿Cómo podía el monje estar tan tranquilo? “Su calma la irritaba aun más.

-        Buenos días, soy el arqueólogo Oriol Villanueva y este es mi ayudante Abraham Giménez. Soy el encargado de esta excavación. – dos hombres armados estaban en los asientos delanteros del Jeep mirando hacia atrás con curiosidad – les seremos de ayuda en todo lo que necesiten.

 

Hasta el mismo Fox se sorprendió, un día nadie quería volar allí, ni ofreciendo cantidades indecentes de dinero y otro día el mismísimo jefe de la expedición, les llamaba diciendo que necesitaban aclarar el corte de emisión ante la prensa y hacer público que; “por las malas condiciones meteorológicas” no pudieron acabar el informe del Canal 9. Lo que parecía una agresión ante los dos científicos, ellos lo explicaban como; “unos fuertes vientos y temblores sísmicos”. Necesitaban un grupo atrevido y profesional para entrevistar y grabar aunque todo se retransmitiera en diferido, la humanidad sabría de sus hallazgos.

 

Tayron llevaba algunas medidas de seguridad que él llamaba especiales. Trisha ya lo había escuchado hablar de sus dardos y venenos.

Aquello era una farsa y todos lo sabían. Pero si había gente en peligro o si el secreto era tan importante para estar así de custodiado, la recompensa justificaría el riesgo. Tenían que intentarlo.

 

La visita no fue nada interesante, instalaciones militares usadas como arqueológicas. Unas 20 personas heladas, trabajaban allí excavando y haciendo pruebas a una pirámide medio sepultada entre hielo y roca. Con un aparato de ondas magnéticas, podían bombardear el hielo y la costa cercana, para ver las siluetas de edificios y construcciones que estaban sumergidas bajo sus pies, revelando una estructura muy elaborada.

 

-        Todo esto irá emergiendo debido al cambio climático y los sismos que se han ocasionado y que creemos irán en aumento. Cada día sube unos pocos metros. Eso comparado con lo que lleva haciéndolo estos años atrás es una progresión increíble.

-        Espera, espera – intento aclarar el monje - ¿Me está diciendo que el continente perdido, lleva años emergiendo de las aguas y ustedes han estado desde el primer momento investigándolo?

. –Así es, hace 15 años que nuestro patrocinador descubrió la Atlántida bajo las aguas de la Antártida Australiana, de hecho como ven, ambos continentes están casi pegados, posiblemente estaban unidos mediante puentes. Los barcos de nuestra fundación captaron la ubicación mediante el sonar y desde entonces hay una base permanente aquí y tres barcos monitorizando el proceso – se paró un momento para ver las caras de sorpresa de sus invitados. Y decidió que era mejor remarcar lo importante - Sí, he dicho la mítica Atlántida, la de Poseidón y la de no sé cuantos más antes que él.

Esa última frase del arqueólogo se grabó en la mente de la reportera. ¿De no sé cuántos antes que él?

 

Esa noche la pasaron en su habitación, les habían dado un barracón para los cuatro. Mientras  descansaban y meditaban con la excusa de haber ido a editar el video para la última toma, sintieron otro temblor. Les habían avisado que eran corrientes que no temieran.

-        Esto es una locura, no están heridos, no parece que corran peligro. Lo único sospechoso es su misterioso proveedor pero vamos, si Fox tuviera que explicar sus proveedores y benefactores… -Tayron intentaba quitar leña al fuego.

-        No Tayron – Aclaro Pak – ellos tienen explosivos, me fije al pasar por el cobertizo, están acelerando el ascenso, hay temblores sí, pero esta gente busca algo ahí abajo. Y sinceramente después de todo lo vivido creo que está muy relacionado. No es una casualidad.

-        Sí.- dijo una voz profunda desde el fondo de la sala. Asustados se sobresaltaron y vieron al enorme ser.

-         No os asustéis, sabía de vuestra llegada, he oído sobre vosotros. Yo también estoy investigando que buscan en la Atlántida.

 

Era grandioso, incluso sentado como estaba se intuía que debía superar holgadamente los dos metros de altura, su pelo oscuro entrelazado con algas le caía sobre el torso descubierto y un  enorme tridente resplandecía en su mano. Sin duda era Poseidón. Estaba allí, delante de ellos, pero en realidad no lo estaba, era una imagen, como la que habían visto de Amaterasu en la base del Portal de la Verdad.

 

-        Yo he reinado en esta ciudad durante muchos años, cuando estaba bajo mis mares, era mi emblema y mi capital. Pero no siempre estuvo sumergida. Cuando estaba sobre el mar, se la había conocido por muchos nombres. La Sepultada, La sacrificada, La Atlántida, R'lyeh… y otros eran los que la habitaban. Otros antes de nosotros y otros antes de los Padres de los Dioses. Pero me estoy extendiendo… Yo vengo a traeros esto. – Era un libro antiguo, muy antiguo pero estaba muy bien conservado. Con inscripciones y grabados, el material de sus coberturas era parecido al cuero pero algo mas escamoso y el interior sin duda parecía papiro estaba pirograbado con alguna técnica desconocida pero los dibujos eran de un detalle fabuloso. - Iba a dárselo a mi hermano Zeus, pero no se qué uso le dará en su estado actual. Creo que pertenece a vuestro mundo como antes perteneció al nuestro… visitar esto otra vez me ha traído recuerdos muy antiguos… recuerdos que otros preferirían haber olvidado, entre ellos mi hermano. El es uno de los Padres, de los primeros, de los que huimos.

Los cuatro habían bajado la tensión, incluso Midori estaba en paz interior, buscaba esa conexión que siempre tenía con Amaterasu en su interior pero la Diosa debía estar demasiado lejos. Estaban como hipnotizados ante su melodiosa voz. Parecía lejana y cercana. Pero Pak reacciono al ver el objeto. El había visto ese libro antes… un dibujo de él.

 

-        Este manuscrito ha estado bajo el hielo inalterado – Continuo Poseidón - en su interior alberga técnicas y maneras de trabajar como sólo los antiguos sabían hacer las cosas.  Explica, entre otras cosas,  cómo se trabaja un metal, un metal muy especial, el Orichalclum que permite dominar el poder.

Poseidón los invitó a sentarse, Pak a la vez que lo escuchaba recordaba todo lo estudiado y enseñado por sus maestros. Todo lo investigado por científicos poco reconocidos. Los temas místicos y mitológicos siempre fueron desechados por la ciencia moderna. Como decían que los Mitos estaban relacionados, como todas las mitologías antiguas hablaban de viajeros que provenían del mar, viajeros que los enseñaron  a construir, cultivar, viajeros que se convirtieron en sus Dioses.

El Dios de los mares con suma paciencia pasó horas con ellos explicándoles lo que necesitaban oír. A veces lo interrumpían para preguntar, pero el sólo contestaba lo que debía. ¿Sabrían  los Dioses todas las respuestas? También ellos tenían preguntas.

-Los Padres hicieron 5 objetos superiores con dicho metal. Hay otros muchos, de menos poder, pero son estos 5 los que interesan ahora y los que hay que proteger. El metal proviene de las estrellas pues de allí vino, tiene propiedades y poderes que jamás imaginaríais. Los Padres forjaron objetos con él y aquí se explica las propiedades de cada objeto. Creo que conviene decidir a la humanidad, ya que es ahora vuestro tiempo, si los Padres deben recordar que hacían y quienes eran. Si deben volver a sus antiguos dueños o si deben guardarse. Los Padres han perdido el camino y la memoria y no siempre velan por la humanidad. Vosotros decidiréis si le enseñáis el manuscrito en el concilio de Amaterasu a los que asistan. Y si deben buscarse en unión o si por el contrario queréis guardar el secreto y proteger una raza que se autodestruye a sí misma.

 

Su rostro se oscureció y empezó a desaparecer.

 

-El poder está volviendo, el magnetismo cambiando, Ellos están volviendo, estos cambios los atraerán como los atrajeron en los tiempos antiguos. Algunos siguen aquí, sus sicarios duermen en vuestras casas y comparten vuestro planeta. Algunos son humanos, si, Pak El Monje, tus sospechas son ciertas. Eso que piensas. Ellos los siguen, los guardan, los invocan o lo intentan… Ellos también buscan los objetos. Quizás poseen alguno, lo desconozco. No deben volver, son el mal encarnado, somos un juguete para ellos. ¡Mi mundo cayo para expulsarlos! Si, ahora lo recuerdo… cada vez está más claro… debéis ser cautos. Debemos unirnos contra ellos. El planeta corre un grave peligro, otra vez.

Se habían quedado solos en la habitación una vez más. Más solos que nunca.