Mitos Renacidos X: La Lucha Eterna

La Lucha Eterna

de Rémi Cavaillé y Marcela Pinilla

SONY DSC

 

Las aves siempre me han apasionado. Nací hace unos años en un pequeño pueblo. Mis padres eran tan ricos que pudieron esconder una parte de sus vidas al mundo entero. Así que derrotaron a los periodistas.

 

Mientras la empresa familiar crecía sin parar celebraron las victorias comerciales con victorias familiares. Tengo una hermana y tres hermanos mayores. Todos llevan años trabajando en la empresa familiar. Mi hermana es la mayor, nació al poco tiempo de que mis padres firmaron el primer contrato de abastecimiento petrolero exclusivo de un país entero. Para lograrlo, tuvieron que luchar sin descanso:  infiltrándose en la competencia, preparando miles propuestas para los gobiernos… Este contrato duro unos años. Se acabó durante una guerra civil que permitió a la competencia de dañar la reputación de la empresa. Los canales de negocio que mis padres abrieron ya no solo eran suyos. Debían compartirlos debido a unas leyes anti-trust. Para el negocio, compartir significa ofrecer y recibir. Pudieron proponer contratos a las empresas de la competencia, así que entraron empleados fieles dentro de otras empresas. Si no conoces tu enemigo, te vencerá.

 

Mis hermanos nacieron unos años después. La empresa familiar seguía creciendo. Ya no solo trataba de firmar contratos de abastecimiento de petróleo sino también de infiltrarse en todas las etapas del negocio de esta obsidiana liquida en cada parte del mundo. Desde la fuente hasta su utilización diaria. La llegada de mis hermanos celebró la diversidad de los sectores de la empresa familiar. Aunque el negocio del petroleo bruto era la fuente de dinero principal, al nacimiento del tercero ya la empresa había absorbido una empresa constructora naval y otra de motores que solo esperaba los vehículos para poder cobrar más y más. Los mejores estrategas saben dividir una guerra en varias batallas.

 

Mi hermana entró en la empresa poco después de graduarse. Pudo acceder al consejo de administración así que nuestra empresa se volvió aún más increíble. Una mujer, además una mujer joven, consiguió una silla famosa. Yo nací un poco después, ¿sería para celebrar el éxito de mi hermana? Muy poca gente sabía que una de las empresas familiares más importantes de la Tierra tenía a cinco hijos a su cargo. La verdad es que tampoco yo conocía a mi familia. Tuve que acceder a la mejor universidad del país para entender lo que me estaba pasando. Cambié varias veces de colegio, cinco veces. En cada cambio tuve que aprender un nuevo idioma para seguir las clases. En mi ultimo colegio, ya conocía las bases de la adaptación y había tenido varios ensayos. Escucha , observa, analiza, ensaya, mejora. El camino del campo de batalla es largo.

 

Los contactos de los profesores me permitieron visitar unas Universidades, aunque sabía que no iba a escoger ninguna. Ya mi itinerario estaba marcado. Mi primer año después del colegio era para especializarme en idiomas. Además de graduarme en un solo año, un profesor del colegio me aconsejó interesarme en la historia de las empresas de las grandes civilizaciones. Me gradué en Historia también. Seguía construyendo mi camino universitario con las varias estrategias de negocio que inventaron estas civilizaciones. Para asegurar que un negocio siga creciendo, hay que conocer las leyes de los clientes así que estudié el derecho internacional. Cada vez conocía a más expertos, cada año me acercaba más de las grandes empresas contemporáneas. La única que no fui a visitar era la de mi familia. Mis padres me mandaron datos y me pidieron mi opinión cerca de temas que nunca iban a aparecer dentro de los periódicos. Me sorprendió, pensaba que era una especie de regalo de unos padres que casi no veía. La verdad era que tanto estaba estudiando como estaba trabajando. Adquirir rapidez necesita paciencia así que un buen guerrero lleva los dos.

 

Hoy, hace casi ocho meses que me gradué, mis padres vinieron a felicitarme. Fue la primera vez y la ultima vez que se desplazaron por mi. Esta entrevista fue mi última clase familiar : manejar una empresa multinacional. La empresa familiar necesitaba ayuda. Debía salir de la oscuridad. Me enteré que mis hermanos utilizaban nuestro apellido para su beneficio propio. Era obvio que mi hermana reemplazaría a mis padres en unos nueve meses ya que todos los periódicos financieros y científicos trataban de descubrir cual seria su toque femenino para dirigir este imperio. Lo que descubrí era que para mis padres no era una opción este toque femenino. Necesitaban una mejor opción. Hacia demasiados años que los negocios oscuros de mis hermanos asustaban a mis padres. La empresa necesitaba un líder  para limpiar las malas costumbres. Este líder solo podía ser miembro familiar, debía haber crecido aprendiendo el equilibrio necesario entre el respeto de la ley y el objetivo comercial. Poco a poco entendí que mis padres esperaban una respuesta mía. El capitán siempre tiene que motivar a sus tenientes.

 

Mis padres no podían aguantar más el miedo de ver a su mundo destrozado por unos guerreros ambiciosos sin morales. Debían renunciar a manejar este imperio. Contaban conmigo para salvarlo. Les confesé que lucharía mientras pudiera. Me dieron nueve meses para que encontrara la mejor estrategia. Ya habían elegido la fecha de la celebración de la transición del poder. Todo el mundo esperaba la dominación de mi hermana pero el plan era diferente. La sorpresa era mi arma, trata de confundir tu enemigo, no lo dejes atraparte, parece cambiar de plan o sea prepara varios planes y quédate pendiente para siempre escoger el mejor movimiento.

 

Hace cinco días, hubo una tormenta terrible en Europa, varios aviones se estrellaron. Mis padres fallecieron en uno de dichos vuelos. La aerolínea del imperio se llama : Valerosas Mariposas. Su logo representa un ala de mariposa representando la cabeza de un ave azul dentro de un circulo formado por unas serpientes de fuego. Este logo viene de un dibujo mío de cuando tenía unos seis años al visitar las ruinas de una ciudad perdida de las montañas mesoamericanas. Nunca olvida, solo agrega lo que descubres, algún día tus conocimientos te abrirán puertas aún desconocidas.

 

Faltan cinco para las doce el año va a terminar así que la celebración de los cincuenta y dos años de la empresa va a empezar con la lectura del testamento de mis padres. Me falta un mes de preparación pero ya sé que estaré preparado. Mis padres dieron sus vidas por esta empresa que permite a tanta gente de vivir en cualquier rincón del mundo. Tengo que crear un mundo para que las mariposas sigan siendo felices. La luz tiene que triunfar de la oscuridad, un nuevo ciclo va a empezar. Una nueva batalla, el sol tiene que triunfar una vez más sobre la Luna. Ya se hace tarde, en otra circunstancia, me comería ya la primer uva. Ya vuelvo a renacer, soy Huitzilopochtli y nadie más lo sabe.