Estrategias y acontecimientos (Historia)

Autor: Ivor
Ilustrador : Leonardo Paciarotti

Japón
Estos últimos meses Amaterasu y su comitiva de leales habían estado como invitados de honor en el palacio Kokyo, donde  Orochi  les instó para brindarles su hospitalidad. Que se fue tornando en cautividad.
Zeus se comunicaba con ella a través de su espejo oricalco conectado al rayo del Padre de la casa Griega. Ella podía ver los pasos que tomaba su aliado y le aconsejaba hasta donde podía.
Tras revelarse el golpe de estado de las serpientes, la Diosa Sol había interpuesto la seguridad de su reino y sus protegidos antes que su orgullo y había aceptado ser prisionera sin encarnar una lucha.
En este palacio cuidaba a sus heridos y gracias a la paz que le impartía Takami Musubi conseguía meditar para los futuros acontecimientos que les esperaban. Del mismo modo, Zeus había hecho el mismo sacrificio aceptando el duro golpe de la toma de su trono por parte de su Padre el titán Cronos.  Para poder atajar contra el gran mal que Isse representaba a la humanidad.
- Esa serpiente no es tan lista… poderosa sí y vil también pero no es ducha en las artes del voodoo ni las artes del destierro ¿cómo ha podido conseguir dominar esas almas para que le den poder? – La Diosa sol lanzaba preguntas al aire.
- Debe estar asesorada por alguien más estudioso, alguien que puede buscar un fin más oscuro – el gran Musubi elucubraba mientras servía su famosa sopa de miso.
- ¿qué fin puede ser más oscuro de que Isse domine ese gran Poder por todas las almas caídas en la Gran Guerra? – Midori intentaba recuperarse con los cuidados de sus amigos y la excelente cocina de Musubi.
- Que alguien más listo domine ese poder, que alguien más oscuro domine a Isse con ese poder- Sentenció Hachiman que acababa de terminar su meditación- Y sabes que irá a por tí Sol, te culpa de su encierro.
- Y tiene razón…- Amaterasu suspiró.
 

Egipto
Anubis ya estaba totalmente recuperado, la fresca brisa del Nilo y la gran energía del Sol fue un gran reconstituyente. El Dios  jamás cedería terreno ni agradecería su mejora a la medicina de Thot, no le gustaba reconocer que la ciencia era tan poderosa como el Poder.
Ra tuvo una gran lucha para expulsar a Apop, serpiente enemiga ancestral del Dios Egipcio el cual casi agotado tras la Segunda Gran Guerra llego a su Tierra por una adicional batalla por la paz.
Lo extraño es que Apop no puso excesiva resistencia, a mitad del combate decidió cesar en la lucha y aceptar su derrota y marcharse.
Neftis ayudo a su señor Sol contra la serpiente.  Ella era de la opinión que fue llamada a su cuartel general. No fue vencida, se marchó estratégicamente.
Sea como fuere todos estaban seguros que volverían a encontrarse.
Hades estaba conectado a Osiris y le narraba sus avancen en la búsqueda de aliados contra Isse.  Los Egipcios estaban rearmándose e ilusionados por sí podrían ver a su gran amigo Apep el gran dragón de Tierra el cual se marchó de la Atlántida por sus creencias junto con los de su rango.
Osiris informaba a Ra sobre los avances de la de Zeus y sus hermanos. Lo que menos deseaban era otro enfrentamiento.
- Estoy cansado Thot, no deseo ir al encuentro de esa arpía otra vez  - Ra buscaba consejo en su sabio amigo.
- Sacaremos fuerzas de donde no quedan mi señor, como siempre hemos hecho – Thot no levantó el pico de sus papiros. Debía repasar todo de nuevo, no podía dejar escapar nada.   La última vez que encerraron a Isse y cuando trabajó con Atenea para proteger a los Dragones redactó cada paso para la activación de los portales y todos sus conocimientos sobre ellos. No podía olvidar ni dejar nada al azar.  Debía repasarlo todo de nuevo se decía en su interior una y otra vez. Algo le escamaba que esos conocimientos eran la clave para todos los problemas que sufrían.

Nórdicos
A través de su rayo y de Gungnir conectados por el mismo metal estelar, el oricalco, Zeus sabia de las hazañas de sus hermanos nórdicos, los cuales habían enviado decenas de comitivas a la destrucción de todos los portales que quedaban en pie.
Los oricalcos eran atraídos por estos puntos de poder al estar forjados del mismo metal estelar y podían localizarlos gracias a las enseñanzas y las visiones de Eir y Frigg respectivamente.
Todos trabajando en equipo habían logrado desactivar y desmantelar gran cantidad de ellos sin causar daños ni demasiado revuelo entre las personas.
Valkirias y guerreros unidos en una búsqueda que tras sanar sus heridas les estaba llevando más de lo calculado y aun les quedaban semanas según calculaban debido a las dificultades en transporte y por lo angosto de algunos terrenos y los difíciles emplazamientos de los portales. Muy meditados para su conservación por los primigenios.

El resto del mundo
En los meses siguientes a la devastación de la Segunda Gran Guerra la Tierra había ido reconstruyéndose, rehabilitaron las comunicaciones, los transportes, los suministros, la humanidad que era recelosa de la existencia de los Dioses Atlantes como algunas cadenas de informativos los llamaban ya no podía negar su existencia. Todo ser vivo en la faz de la tierra ahora era consciente de sus hazañas.
Aunque no todos compartían su ideología ni creían que habían salvado a la humanidad en tantas ocasiones y mucho menos que su fin fuera altruista.
Los grupos de detractores existían pero no se manifestaban pues en el fondo de su consciencia conocían que les debían el seguir vivos.
La gente corriente intentaba rehacer sus vidas y retomar su rutina si tenían la posibilidad.  Como el que sabe que hay una guerra lejos de casa y quiere tomar conciencia pero su implicación no llega más allá.
 

La Alianza de los Dragones
En los días siguientes a la llegada de Zeus y su comitiva a la tierra de los Dragones ayudaron a todas las familias con los preparativos, no todas acudirían al encuentro de Isse muchas debían quedarse por orden de los Dragones para preservar su legado.
En los siglos en que los dragones habían estado fuera de la Tierra, gracias al portal oculto en el templo de Atenea habían desarrollado mucho más su estrategia y el uso del Poder. Así como de los elementos.  La familia China tenia videntes y monjes capaces de transformar su apariencia, caminar o correr por el viento, capturar nubes o usarlas de transporte… entre otras muchas habilidades.
En especial uno de los 8 inmortales Sun Kong había llegado a tener la habilidad de 72 transformaciones.
La familia Romana había desarrollado la habilidad de luchar en formación de tropa. Un guerrero romano podía ser escudo y dar su fuerza y poder combinada a un compañero uniéndose a él en fuerza y poder.
El emperador de Jade se reunía cada noche junto con los dragones elementales y los dioses de las principales casas para tratar una estrategia.
Pero todo se reducía a ir al Templo de Quetzalcoatl que era la base de operaciones declarada de Isse, robar y usurpar el trono de su hermano emplumado siempre fue el deseo de la gran serpiente Azteca.
Una vez allí debían de nuevo improvisar. No sabían que encontrarían,  ni sabían el número de esbirros que Isse había logrado recopilar.
Sabían del exhaustivo estudio que tenían Atenea y Thot sobre los portales y su única esperanza era alinear las coordenadas a las elegidas por Thot para desterrar de una vez por todas a Isse y destrozar el portal para evitar su vuelta.
Entonces solo quedaría en pie el portal que tenía Atenea bajo su templo como único vestigio de los primigenios.  Y como conexión con las familias retiradas y vía de escape.
Watatsumi en varias ocasiones dio entrever a Zeus que si tanto quería salvar a la humanidad él y la Diosa Sol debían aceptar su destino y retirarse a vivir en paz y armonía en ese nuevo hogar y no poner más en peligro a los hombres. Pues eran ellos los que con su poder y tecnología los habían arrastrado a este punto.  Pero esto... Como le había dicho Zeus… no era el momento de tratarlo.