Los 10 soles / Previa de "Primigenios en China"

Las personas en China creían que existían diez soles que aparecían alternándose en el cielo durante la semana China de diez días. Cada día los diez soles viajaban con su madre, la diosa Xi He, al Valle de la Luz en el Este. Allí, Xi He lavaba a sus hijos en el lago y los ponía en las ramas de un enorme árbol de Morera llamado fu-sang. Desde el árbol, solamente un solo sol se ponía en el cielo para el viaje de un día, hasta alcanzar el monte Yen-Tzu en el Oeste lejano.
Cansados de esta rutina, los diez soles decidieron aparecer todos juntos. El calor combinado hizo la vida en la Tierra insoportable. Para prevenir la destrucción de la Tierra, el emperador Yao le pidió a Di Jun, el padre de los diez soles, que convenciera a sus hijos a que aparecieran uno a la vez.

Ellos no lo escuchaban, entonces Di Jun mandó al arquero Yi, armado con un arco y diez flechas para que asustara a los soles desobedientes. Sin embargo, Yi le disparó a nueve soles, solamente el Sol que vemos hoy permaneció en el cielo. Di Jun estaba tan enojado por la muerte de sus nueves hijos que condenó a Yi a vivir como un mortal común en la tierra.