R. Marsh / Previa de "Primigenios en China"

Allá por 1820, el capitán Obed Marsh inició una empresa que llegó a su punto más alto dos décadas después, llegando a comandar tres naves (los bergantines Columbia y Hefty y el pailebote Sumatra Queen). Durante una expedición, Mars contactó con isleños en la Polinesia, los cuales afirmaban que recibían riquezas de oro y pesca de unos seres acuáticos a cambio de sacrificios humanos. Desde entonces, Marsh estudió qué había de cierto en estas palabras, recurriendo al jefe de los isleños, Walakea, para aprender sus ritos y establecer una ruta de comercio, realizando un trueque por baratijas. Al parecer, llegó también a casarse con una nativa. De este modo, empezó a hacerse rico con las piezas de oro obtenidas al venderlas en su negocio de Innsmouth tras refinar el oro, asegurándose de que las piezas eran de pureza variable para no levantar sospechas.

Este sistema duró hasta 1838, cuando en un viaje a las islas, descubrió que sus habitantes habían sido masacrados por otros isleños. Con el fin de no perder del todo su fuente de ingresos, decidió recrear la comunicación con aquellos seres en el propio Innsmouth. Los profundos, al fin y al cabo, poseían ciudades submarinas por todo el mundo, y si arrojaba ciertas piezas de metal cerca de una ciudad y recitaba un cántico, podría hacer que subieran a la superficie a su llamada. En el Arrecife del Diablo, usando los métodos que había aprendido de Walakea, hizo un pacto con los profundos, ganando pesca abundante y piezas de oro a cambio de sacrificios. Al principio, los profundos tenían suficiente con intercambiar abalorios de cristal por el oro, pero comenzaron a exigir sacrificios y personas con las que procrear.

Así pues, Marsh fundó la Orden Esotérica de Dagón con el fin de lograr estos propósitos, mostrándola como una religión wue ofrecería prosperidad a cambio de lealtad al Padre Dagón y la Madre Hidra. Rápidamente, las iglesias fueron cerradas o reconvertidas al nuevo credo. Al poco, empezaron a desaparecer personas del pueblo y a crecer rumores de gente que había visto a Obed Mars dirigiéndose al Arrecife del Diablo en plena noche. Marsh ganó poder incluso tras la redada que el gobierno llevó a cabo una redada en 1846, que llevó a la encarcelación de gente y a un posterior asalto a la cárcel. Para cuando murió en 1878, la familia Marsh y la Orden controlaban totalmente Innsmouth.